ADIÓS AL ORO DEL AMOR DORMIDO

Letras Vita Salvatore

Diseño Malik Al Moussa

Diseño Malik Al Moussa -6 años de edad-


-n~

cómo habitar
la catedral que me construiste con palabras
persiguiendo a la esfinge de los mares
hasta allá,
hasta el confín del duelo
donde se vela la muerte de los libros.
cómo dormir junto al eco de la voz,
esa voz tuya,
que me trepa las venas,
torrente inverso de furia
que me alza
tendré que renunciar,
me digo,
a tu eco oscuro,
inusitado salmo que me yergue
hacia el precipicio invertido de los dones
tendré que renunciar,
sin pudor alguno me lo digo,
a ese color de crepúsculo sonoro
(el amor sólo conoce la renuncia)
(frente a mí, de pronto, mirándome)
el destello de una sílaba errante
huérfana
hiere mi oscuridad
arrojándola al haz de aguas de tus notas
y la eleva
y la bautiza Causa
fluyen las raíces del enebro
destejiéndose
acaso para siempre
en ansia pura
y
la agonía
diseña el nuevo rumbo de mi sangre
pues en este instante
(mañana que es ocaso)
te olvido
para no perderte


sin nombre que lo nombre

pena
los ojos perdidos,
nuestros ojos,
renunciando a profanar el umbral de las aguas
ojos vaciados
sepultados en la nieve
ojos huérfanos de vino
petrificándose en la lava
pena
los ojos solos,
nuestros ojos,
solos como dos héroes maldecidos
que clamaron la victoria que ninguno alcanza
que derrotaron a la montaña del peligro
desafiando a la cuenca de los precipicios
pena
los ojos,
nuestros ojos,
que hoy se cierran solos,
los dos solos
siempre solos
ayer, mañana, hoy
(y no es cuestión de días)
rastreando luz en las tinieblas del abismo
pena
y,
no,
no es cuestión de días.


latidos
uno
así,
como una nave encallada en la desdicha
así te vi,
fracturado
una nave resistiendo el torbellino
una nave sin deseo
negándose a la serpiente de los fuegos
desnudo y fracturado
así te vi,
así te vi,
como a la sombra del cisne sobre un muro,
abandonado al lecho de algún mar en llamas
consumido en agonía,
invocando al numen de todos los sentidos
fracturado y roto
despoblado de latidos
entregado,
finalmente,
a algún destino
¿hay un exilio para el corazón que espera?
(ay, qué será de mí sin tus pensamientos bellos)
así tuve que verte
sin mirar,
(no quise descubrirte)
prefiero el velo
la red del artificio
el tejido donde escribes tus deseos
el que te hace ser
en la vorágine del fuego circular,
tu máscara
y todos tus espectros
¿hay un exilio para el corazón que espera?
(ay, que será de mí, sin tus huellas, sin el cuño de tus ojos, sin el rumor de tu mente hilando las ideas
en el lienzo)


latidos /dos
hoy
mi dolor es un barco ciego
que navega todos mis ríos
y
ahonda mis cauces
hoy
siento el frío oficio del diamante
que marca en mi centro tu nombre
y
parte todos mis cristales
hoy
una luz me abandona al poder del abismo
una voz se silencia en mi sangre
hoy
ni ayer ni mañana
hoy
dejo de nombrarte


el impar (poema de los nones)
(eso sí/no)
no voy a renunciar
a leer tu mapa
hasta quedar ciega de asombro
no voy a entregar mi mirada a otras entrañas
no voy a corregir el rumbo de la causa
no voy a sospechar que no te alcanzo
ni a desviar mis ojos ni a ensordecer los tuyos
ni a silenciar tus mutaciones en mi alma
ni a desoír el fluido negro de tus ecos
ni a esconder la epifanía que nos sorprende como un alba
ni a tu grito del valor del fuego
ni a mi murmullo del valor del agua
no voy a renunciar
a nada