SUD–AKA (Una larga nouvelle)

Encantados acaso por esos indicios que, anhelaban, los conducirían a un laberinto de inéditas significaciones, los lingüistas pactaron, luego de celebrar un rito de confidencialidad y silencio, terminar sus días estudiando el arcano lenguaje resurrecto en ese valle prolífico en verdor y primicia, en una ciudad llamada Aldea Roja, junto al Bosque Sagrado.