COLOR ESTAMPADO

Letras May Casanova

Foto de Archivo Online

Foto de Archivo Online


Pintó soles en las paredes. Su madre se enfadó mucho, pero luego río. Mi Picasso, le comentaba a la gente. Sus idas y venidas del colegio estaban llenas de color y fantasía. Primero los dedos mojando sus manos con sus pequeñas huellas salpicando las hojas. Las horas en el patio remojando el tiempo de sonrisas y juegos…

Vino el tiempo del enfado, un tiempo oscuro en el que los alegres colores pasaron de rojos intensos a grises y alguna vez a negros. Solo estando en casa recuperaba la alegría con los lápices rasgando. El cambio de ciudad, el cambio de colegio, amigos… rutinas… Un cambio nefasto..

Nunca llueve eternamente. Y en su primera década volvió a imaginar. Nuevamente la fantasía le hormigueaba el cuerpo. Paso a secundaria, fue allí donde llenó las mesas de poesía y las puertas de los baños con su firma. Poco a poco el trazo se hizo mas rápido y enseguida se vio colmando pequeños fragmentos de paredes con sus obras.

Y llegó el boom. Los días en las calles, la música en el aire y en sus oídos. Los pantalones anchos para moverse mejor. Escurridizo por la noche y por el día escondido tras su capucha.

-Es hora de que hagas algo -le dijo finalmente su madre.

Y lo hizo. Salió al mundo con la camiseta manchada por miles de colores, escribió poemas de imágenes en lienzos y paredes.

-Nunca llegaras a nada -le advirtió su padre.

Y que le importa a alguien que lo tiene todo alcanzar meta alguna, si la meta es el camino… Y volvieron los días de colores y alegría… y volvió a pintar soles como cuando era pequeño, en todas partes, por todos los lugares. Y los soles le devolvieron a la vida y brotaron girasoles en su risa.

¿Dónde quieres llegar? -pregunta de miles…con solo una respuesta.

¿Dónde?

Aquí, aquí mismo.

Si lo único que tienes es la vida.