DEL YO LITERARIO Y LOS OTROS

Letras Editorial

DEL YO LITERARIO Y LOS OTROS


Crítica al egocentrismo del escritor auto idólatra

En literatura podemos hablar de Alter Ego, una “figura literaria” en la que muchos autores han depositado grandes obras sin caer en el “ego de lo divino” y también podemos hablar de este último, artefacto pedante que determina a muchos escritores como egocéntricos literarios que destierran la literatura para al fin de cuentas devenir en sobre evaluados humanoides de sí mismos.

La literatura, la escritura, la pasión por la palabra, es una religión sagrada a la que muchos se apoyan ostentosos para adquirir notoriedad, o para formar parte de un clan de estúpidos sabiondos que buscan sólo aparentar como intelectuales seres pensantes que viven por sobre los otros.

Toda esta verborrea es sin duda enojada, insistentemente agresiva, lo sabemos, pero no lo sentimos. No sentimos gritar nuestra aversión a dicha expresión pobre del ser.

El escribir debe ser un acto indómito desgarrado de ego y pedantería, debe ser la pasión de expresar el ser por sobre el saber, debe ser un intento desesperado de humanizar nuestra parte visceral con insertos y mixages de nuestra más bella bestialidad. La literatura es la belleza del alma pintada en lienzos blancos donde las letras bailan para en su expresión ser alma y tripas, cuerpo y sangre

Allí donde el ego se extiende, reposa la pobreza de lo que rinde rico el oficio de escribir.

Es en este ataque al rito sagrado donde nace un interrogante: ¿qué lugar ocupa lo literario sobre el narcisismo del nominar la creación? O más bien, ¿se escribe como una búsqueda de reafirmación de la identidad o un disfrute del proceso creativo del escribir?

Con motivo de nuestro tema editorial y a propósito de estos interrogantes, abrimos el debate para que lectores y escritores nos expresen sus opiniones.