DISQUISICIÓN MACEDÓNICA

…de un poeta melancólico, alcohólico y parabólico como el mesías del fútbol redentor que progenió a Messi.

Letras Viviana Lombardi

APOTEOSIS APOLÍNEA | Collage Viviana Lombardi

APOTEOSIS APOLÍNEA | Collage Viviana Lombardi


Disculpe mi ignorancia ¿Quién es Diego Maradona?
Jorge Luis Borges

Sea.
Como lo ordena el Príncipe. Soy Hamlet, el Danés”. El académico asume al bárbaro. Oportunidad única de una identidad posible, reconocida como presagio y destino adamantino. Nunca antes, jamás después.
En el mismo hoyo de la dueña de las flores. Malograda pitonisa prematura. La estrecha incomprendida de la eternidad literaria. La niña mujer vampiro y torcaza.
Víctima y victimaria de haber sobrevivido a la muerte de las algas por cortesía de un medium de los espectros teatrales.
Que supo ordenar el espumante caos vertiginoso en la azarosa cripta de la disipación.
En la gélida indiferencia del equilibrio, ilusión añorada por nuestra especie de primates predadores del edén.

Sea.
La vida no es más que decir Uno.
El centro en todas partes, la circunferencia en ninguna.
Resistamos unidos.
Giordano de la ceniza ardiente, Nicolás con tu idiota de la mano de mascota, Picco siempre mirándola, Blas hijo de Pascual, Baruch de la buena espina. Súmense al plantel muchachos. Hagamos de la Copa cáliz. Anagnórisis monádica.
Próspero arrogante, usurpador usurpado , juntos iremos a la casa de John Dee. A orinar las brasas aún quemantes, para revivir el ritual, para rescatar sus sortilegios.
Calibán oprimido. Voy a aprender tu jerga madre para completarme, mi sosías cautivo de la soberbia colonial.
Sycorax, con mi soplo ascenderás de nigromante a hada. Y golpearé a tu árbol oculto hasta que exorcises el feto de mi psyché secuestrada en la incerteza. Sollozante.
Debo afrontrar mi propio entuerto para fagocitármelos a todos. Para leerlos mejor. Para librarme de la agonía de inventar un libro virgen.
Fin de la especularidad. El opuesto mimético es una transición ilusoria. Los espejos se inventaron para que los quebrásemos.
¿Me está escuchando Dahlmann?”
Para que el caleidoscopio se fractalice en disipación. Para aparear a mis siameses rivales en la complejidad. Como las transmutaciones de tu agua oblicua, Fernando Persona de Lisboa.

Un respingo del corazón le sucedió al nombrar la añorada alma gemela .
Retomó aliento descubriendo que había hablado. Había enunciado. Había pronunciado. Anunciado, acaso. Que alguien lo había escuchado.
Y que allí estaba Julianne, la musa intrusa, comprendiendo.

Voy a tratar de dejar atrás al cretino que soy, Julianne”
Ella no sonrió. Nunca había sido una criatura previsible.
Qué suerte el descubrirlo”.

Así y todo decidió seguirle dedicando su literatura a Pescado – Piscator.
¿Qué mejor que el agua viva para recibir al agua sanadora de la vida?”

Sea
Todo lo leído, todo lo pensado, todo lo soñado hecho sangre tinta para obsequiar a la muerte, esa pasión oscura.

Ahora sí se entiende por qué el viejo Onetti se cobijó en la cama a pensar, leer, fumar y tomar whisky”
Sin jamás abandonarse a la trampa de la realidad. Con sus voces, esas voces discurriendo solapadas sin que se les pueda preguntar nada.
Eso sí es encontrar la última consecuencia”.
Era otra voz la que habló.