ELOGIO DE LA BREVEDAD | XV EDICIÓN

Letras Editorial

ELOGIO DE LA BREVEDAD con pluma e inscripción-nota editorial


AUT TACE AUT LOQUERE MELIORA SILENTIO
Que tu discurso sea mejor que el silencio, o guarda silencio”
Dioniso de Halicarnaso

AZAhAR literario decidió para esta nueva temporada de caza de talentos, elogiar la brevedad literaria.

Inspiradas en el Maestro, las directoras de esta publicación decidimos ampliar -valga la paradoja- las redes de comunicación con nuestros colaboradores, invitando a la parquedad como desafío a la imaginación.

Jorge Luis Borges, cultor del laconismo como signo de nobleza especulativa, fue un hombre tímido, apocado, fóbico en la frecuentación social y, aventuramos, un nene de mamá capitaneado por una progenitora valquiria que pasó de la sombra a la gloria por haberle leído lo que los ojos del escriba más célebre de la literatura argentina nunca pudieron capturar ni con lupa.

En un pícaro homenaje a la dificultad, que Georgie, como se lo llamaba en familia, convirtió en genio, desafiamos a nuestros amigos autores a la concisión que hace de los émulos de García Márquez una legión de perplejos en el escueto mundo de la síntesis literaria.

En ocasión de pergeñar una antología de Cuentos Breves y Extraordinarios con su amigo de andanzas y ensoñaciones creadoras, el galante Adolfito Bioy Casares, quien además de hacerle las veces de Sancho Panza guapo y seductor le habrá abierto los ojos ciegos al enigma de la feminidad, ambos nos legaron el siguiente consejo de oro: “La anécdota, la parábola y el relato hallan aquí hospitalidad, a condición de ser breves. Lo esencial de lo narrativo está, nos atrevemos a pensar, en estas piezas; lo demás es episodio ilustrativo, análisis psicológico, feliz o inoportuno adorno verbal. Esperamos, lector, que estas páginas te diviertan como nos divirtieron a nosotros.”

AZAhAR literario decide entonces tomar el guante del reto de dos modos. Estableciendo un límite de mínima y de máxima para los textos y ofreciéndoles un cuento brevísimo de autoría propia en colaboración de la directoras bajo seudónimo.

La cantidad mínima se inspira en El redentor secreto, del Indian Antiquary de 1872, y suma treinta y dos palabras y la máxima se basa en El sueño de O’Henry, cuentista cultor del relato breve, que contiene ochocientas cincuenta palabras.

A modo de despedida, entonces, vaya el mancomunado aporte propio a nuestros entrañables colegas.

SED LACÓNICOS, CONGÉNERES LITERATOS. POR MÁS QUE HABLÉIS, TODOS
MORIREMOS. Dijo Dioniso de Halicarnaso en la tertulia de los baños cuando su
esclavo etíope Scipio Jocundus le envolvía en un toallón afelpado.” | CORNELIA LUCIA LITERATA.