EN LÍNEA

Letras Brunela Curcio del 2004

"En Línea" Collage Brunela Curcio

“En Línea” Collage Brunela Curcio


 

Yacía vivo en esa puerta monstruosa de arte romántico mientras el humo increpante arrasaba con el eco de una atmósfera enviciada entre devociones y secretos recurrentes de altares y destierros. El perro ahí presente lo hacía menos solo y lo declinaba, al mismo tiempo, casi ambiguo a sentirse menos acompañado.

Cuando deambulaba su sombra cruzaba las calles a su lado sin apartarse, sólo algunas veces vacacionaba fundida en la luz y lo acariciaba a sus espaldas como entre escondidas. El tipo vagabundo, pero sin ser vago, buscaba una solución envuelto en ideales anti imperios.

Recordaba, lloraba, reía y volvía a recordar. Hubo un tiempo de perfumes Channel en que fue hermoso, para otros, pero ahora condicionaba su existencia a ser libre de verdad…y lo era. Ni un cospel entre harapos que tiempo atrás habían sido trajes de Armanie, pero suyos, ni un cospel para llamarlo a él o a ella o a quien quisiera.

El tipo vagabundo, pero sin ser vago, preguntaba al exilio porque había resultado exiliado. Hizo un paso atrás para encontrarse en aquello que fue y que ya no sería. Primero Fax, detector de llamadas y contestador automático, su trabajo así lo demandaba. Después por culpa de malos socios y decisiones endeudadas, resolvió quedarse sólo con el servicio del contestador, pero nuevamente otros socios y otras deudas…por lo que vendió el aparato y recurrió al contestador que facilitaba la empresa de comunicaciones.

Tiempo más tarde, eran tantas las deudas que su secretaría,”la llama que llama”1, tenía desmedidos mensajes de morosidades incalculables por intereses insostenibles…en fin, tenía tantos mensajes y quejas por recibos atrasados, que renunció y el tipo no tuvo otra que también darle de baja a ese servicio.

Su mujer se fue con otro, uno que tenía fax, detector de llamadas y contestador automático. Su hijo se recibió de reparador telefónico y decidió probar suerte cables a océanos de distancia y él sin contestador, sin reclamos, sin quejas, sin mensajes, sin quien lo llame, sin nadie a quien llamar, sin treinta mangos para la tarifa económica de tarjeta y por consiguiente sin teléfono. De vez en cuando un aviso clasificado con previo aviso telefónico. Acceso: telecentro. Acceso: veinticinco centavos. Comunicación: interminable:

-Buenos días ¿Qué tal? Quisiera hacer una consulta por el aviso del diario.
-Buenos días. Ah, sí, bueno espere unos momentos ya lo comunico. Ta ra ra ra ra ra ra ra ra. Ta ra ra ra .Ta ra ra ra (musiquita) Aguarde unos momentos, será atendido a la brevedad… Ta ra ra ra ra ra ra ra ra. Ta ra ra ra .Ta ra ra ra (musiquita)
-Sí hola. Mi nombre es Patricia, ¿en qué puedo ayudarlo?
-Sí, yo quisiera hacer una consulta por el aviso del diario y…
-Bueno enseguida lo comunico. Ta ra ra ra ra ra ra ra ra. Ta ra ra ra .Ta ra ra ra (musiquita) Aguarde unos momentos, será atendido a la brevedad… Ta ra ra ra ra ra ra ra ra. Ta ra ra ra .Ta ra ra ra (musiquita)
-Hola, sí quiero
-Bienvenido a empresa X, si desea consultar por opciones de servicios marque 1, si desea comunicarse con el servicio de ventas marque 2, si necesita tener acceso directo con publicidad marque 3, para más opciones marque 4.
-Listo 4.
-Pip.Pip.PIp (sonido proveniente de la maquina de control de crédito del telecentro)
-¡La puta tengo que cortar me pasó a 46 centavos!
-¡Y no vuelvas más por acá! Si no tenés guita no rompas las (piiiiiiii)

Otras veces, el tipo se acerco al hombre de la cruz y de rodillas, entre suplicas y gemidos de desesperanza pidió un milagro, pero nada, el crucificado permanecía inmóvil como ausente…clavado, inerte.

-A este… ¿también lo tengo que llamar por teléfono?

La vida parecía que le gastaba una broma, cuando se dio cuenta de ese aparato que atascado en el cemento llamaban público, creyó que al fin tendría una respuesta.

-Asterisco 19, ese es el cobro revertido.

Y llamó, encontró el número y disco a Casa de Gobierno. Pero siquiera la casa política del pueblo aceptó su llamada. Ni el gobierno respondía a sus necesidades, estaba ocupado en responder a las de afuera…deuda, deuda, más deuda, total él que significaba. Si no tenía ni un cospel. Recordó y lloró. Miró al resto con sus aparatitos en la palma de la mano. Miró al resto con la solución en la palma de la mano, se miró a sí mismo con los otros y la revolución en la palma de la mano. Pero claro, muchos no tenía tiempo para mirarse y él con tanto tiempo, tenía poco para lograr que se miren.

Si no tenés Telecol no estás en línea, si no estás en línea no estás en el sistema, si no estás en el sistema…no tenés Telecol. Con Telecol no hay revolución necesaria…la comodidad está en tus manos.

ELEGÍ BIEN …ELEGÍ TELECOL

-Pauta publicitaria exclusiva para Argentina-

Nota Aclaratoria:
1-Personaje que gasta bromas al estilo Bart Simpson, La llama que llama fue una campaña de la agencia publicitaria Agulla & Baccetti para la empresa Telecom en Argentina de 1997 a 2002. Después del furor de dicha publicidad por esos años podían utilizarse su voz para la secretaría telefónica.

Nota de Autor: Este texto lo escribí en 2004, cuando aún asistía a la Universidad, lo hice basado en un juego llamado Objetos, en este caso nuestro objeto era el teléfono. En esa época escribía mucho sobre este tópico:la revolución, con el tiempo he comenzado a escribir otras cosas, a veces me pregunto si perdí la esperanza o si la encontré en otros espacios. Me recuerdo y recuerdo a muchos de mis compañeros y soy feliz pensando que nosotros nos poníamos camisetas del Ché y mirábamos al comunismo y a Mao con ojos esperanzozos, teníamos los ideales típicos de revolución de la juventud que comienza a despertar y busca, experimenta, explora. Ahora lamentablemente esa esperanza muchos universitarios la ponen en la clase dirigente oficial, ¿qué nos pasa? ¿Soñar ya es un sueño?

Comentarios

  1. […] Escritura & Collage Brunela Curcio | Yacía vivo en esa puerta monstruosa de arte romántico mientras el humo increpante arrasaba con el eco de una atmósfera enviciada entre devociones y secretos recurrentes de altares y destierros. El perro ahí presente lo hacía menos solo y lo declinaba, al mismo tiempo, casi ambiguo a sentirse menos acompañado…  Leer más… […]