GÉNERO & LITERATURA | XVI EDICIÓN

Letras Editorial

GÉNERO & LITERATURA XVI con nombre


En literatura están los géneros literarios, pero también están los discursos de género, el género discursivo y el Género & la Literatura. En esta edición en concreto, nos enfocaremos en el Género & la Literatura. En cómo actualmente existe la literatura de Género y cómo se degenera el sentido, cuando la palabra no representa a la sociedad que la nombra. Cómo la constitución y el entender del discurso referido al género no se actualiza y cómo si lo hace, cómo se emplea cómo bandera política, cómo se conforma como moda y cómo se lucha por un todos no masculino; sino comprensivo, que comprende a todos en términos de acaparar y entiende a todos en términos de empatía.

La discusión sobre el género, es un tema recurrente en nuestra sociedad actual. Determinar qué discursos son correctos e incorrectos, puede resultar un campo conflictivo, si consideramos los distintos elementos y contextos que determinan las concepciones sociales respecto al género. De hecho, para que tales concepciones tengan lugar, es importante analizar la influencia de la conducta en el contexto social. La repetición de acciones es la que configura hábitos y estos son los que finalmente determinan -en la acción y práctica-, la normalidad y anormalidad; lo que debe esperarse de la sociedad y de sus hombres & mujeres en relación a la cultura adquirida.

En este sentido, la literatura es una herramienta que desde antaño reproduce los moldes de la sociedad y sus nociones, entre ellas la conciencia del amor romántico. Los personajes de las grandes obras literarias redundan en protagonistas tales como hombres heroicos y mujeres bellas; los cuentos para niños describen estereotipos de género donde las mujeres necesitan ser salvadas por príncipes azules. Machismo, patriarcado, racismo.

Hoy día estas concepciones están cambiando. El problema se ha determinado como tal, y este es un avance importante a nombrar. Los patrones definidos están derruyéndose, no obstante los aparatos de poder interesados en la cultura inculta de la televisión comercial que sórdidamente ambiciona mantener a la sociedad como una continua fotocopia de reproducciones de perspectivas convencionalistas, definidas por el aparato hegemónico de fuerza. Los medios de comunicación apoyan los patrones de conducta discriminatoria y los estereotipos sexuales. Soporte reiterado en modo indirecto a través de galanes, programas de insultante carga sexual y el uso de la imagen femenina como objeto de venta; haciendo de estos esquemas heredados, comportamientos naturales, lógicamente repetibles.

Pero en todo este interés por la igualdad, también se hace uso de la violencia, degenerando la lucha y haciendo uso de un feminismo espurio, que lejos del ideal de dicho concepto basado en la igualdad; afianza la distinción y sobre exaltación de uno sobre el otro. También los orígenes tienen sus incomprensiones. De todo esto y más hablará está edición. ¿Qué esperas?, esto recién empieza…