GUIBERT X 2 – COMO POR ESPEJO, LA LUMINOSIDAD

Letras Viviana Lombardi

fernando-guibert-boceto

Boceto Fernando Guibert


Se parecen como dos aves migratorias en vuelo conjunto. Acaso porque ambos se vinculan ganando altura para alcanzar las corrientes ascendentes y vencer toda resistencia. O quizás porque el uno aprendió del otro, en el nido original, a escrutar la inmensidad sin temerle al resplandor del infinito.

Por decisión del hijo, la fuerza aerodinámica que los reúne los hará posarse juntos en tierra londinense para compartir con nosotros obra, vida, sueños y noches blancas de inquisición y pesquisa. Que, como es el caso de las aves, tal vez porten en el hipotálamo el saber de millones de años de experiencia vivencial.

Y a propósito del ojo avizor de los pájaros, ocurre que al contemplar sendas obras de Fernando y Fernando D., los Guibert padre e hijo, advertimos una unívoca imaginación trepidante. El tránsito desde la cosmogonía del arte, en ambos casos, los condujo a insertarse en indagaciones varias, en audaces designios eclécticos, en búsquedas transgresoras de todo límite convencional. Podría decirse, a riesgo de suprema audacia, que estamos ante la presencia de dos almas renacentistas.

Ambos abrevan en la tradición para elegir senderos expresivos diferentes, pero emparentados, como ellos mismos y sus idénticos nombres, salvo por la intervención de una “D” intermedia cuyo significado queda sigilado en el ámbito del enigma.

Dedicado inicialmente a la plástica, luego de graduarse como abogado, Guibert padre supo conciliar la palabra y la imagen firmando publicaciones ilustradas por él tanto individualmente como en colaboración. Bautizado “acosador del lenguaje”, apelativo promisorio de lingüísticos deleites, publica en 1948 su Poeta Presente y en 1953, otra serie poética llamada Poeta al pie de Buenos Aires, que eventualmente inspirara a la bailarina y coreógrafa Ana Itelman para un espectáculo estrenado en el Teatro Nacional Cervantes, cuya versión de ballet se presentó posteriormente en gira por Europa bajo la dirección de Oscar Aráiz.

Autor de una prolífica obra que citaremos a pie de página, su último poema Ahora vamos, le empeñó años de elaboración. Con la mirada puesta en el orden universal, en esa su obra póstuma, su letra viaja hacia el pasado para proyectarse hacia un futuro donde la distopía amenaza con la catástrofe terminal. Su poesía, se ha dicho, “Ha podido romper con las fórmulas de concordancia de la lengua, la estructura lineal de la frase…y el nivel único de las percepciones”.

Ambos Guibert, como escritores y artistas plásticos, entregándose al espíritu renacentista antes mencionado – que en Fernando D. se asoma al gótico en su serie de bestiarios, con un enlace estético con el Francis Bacon de las deformidades monstruosas – se interesan por los mitos, los clásicos precursores y las cosmogonías. A ambos los une idéntico desvelo por discriminar entre realidad y apariencia – un arcano tópico liminal resucitado por el Renacimiento.

Tributario de la Neo Figuración, un movimiento pictórico surgido a mediados del siglo XX como contrapunto a la abstracción, alineado a tendencias expresionistas, Fernando padre discurría sobre la tensión entre realidad y apariencia en La Ciudad Viva, un libro publicado en 1963, en su artículo Maniquíes PorteñosImágenes y reflejos de la ciudad. Comentando sobre el impacto de la estampa en la presunción de fortuna nos dice:

Vestir era simular y disimular. Vestir era enriquecerse, era brillar, era valer por fuera, con las pruebas insolentes del casimir, de la seda o del cuero, como las fachadas presuntuosas de Buenos Aires. La envoltura, la ropa, los arreos, fueron así las fundas que cubrirían la codicia de poseer y el hambre, la urgencia de vivir. Y además ocultarían los paños menores de la dificultad, las prórrogas para la meta tan costosa de los argonautas decepcionados. Ya se podía ser pobre, momentáneamente, mientras se lograra estar bien vestido. Aunque la pobreza durara toda la vida, en el salario, el sueldo o el rebusque, por el despilfarro de la vanidad y la competencia vitalicias. Vestir fue por lo tanto una de las formas del ser y del querer ser. Hamlet pensativo y porteño ensimismado ante las perchas gloriosas del ropero. Entonces la clase media se vistió de rico y los más afortunados o ambiciosos entre los más pobres se vistieron de clase media.”

A su vez, Fernando hijo, escribía recientemente para AZAhAR literario, en su ensayo Realidad y Lenguaje:

El pensamiento hindú afirma que la creación del mundo se produce a partir del dios supremo por efecto del llamado principio de “maya” o “maia”. Su etimología es simple y perfecta, ya que significa literalmente “no es”. El sentido de este término sánscrito es el de “apariencia”, realidad supuestamente inexistente e ilusoria, juego mágico que oculta al Uno, “verdadero conocimiento” (Vidya), la auténtica realidad. Existen otros sentidos también, pero “maya” se refiere principalmente al carácter fragmentario de la apariencia. En efecto, puedo comprobar que el mundo aparece diverso fuera de mi cuerpo; nuestra interioridad y percepción se despiertan, confrontan y mueven en la exterioridad de lo real. Pero lo que vemos y sentimos físicamente es el velo de maya, implacable disfraz del universo visible, a cada instante en su maleficio. Imperturbable silencio, cosmos ausente, desnudo y abierto, en su total indiferencia infinita. Desde esta profundidad comienza todo pensamiento y lenguaje humanos, en su significado más amplio; puente y expresión que constituyen nuestra única, personal y universal forma de superar, abarcar o abrazar la “irrealidad” de maya… Hoy en su aclamada y casi omnipotente convicción algunos teóricos recientes han proclamado “el fin de lo real”, paradójico triunfo de los velos de “maya” donde afirman que la realidad ha dejado aparentemente de existir.”

Los ecos de la indagación ontológica sobre el Ser y el Parecer vuelven a amalgamar a estos dos artistas en un evento ideado por Fernando D desde hace muchos años – según él mismo, quien también afirma al respecto que “en el arte no hay casualidades, esta exposición es quizás para demostrar esa premisa. Conlleva también la intención de homenaje a la pintura y dibujo de mi padre, ya que encuentro una continuidad estilística en el expresar el mundo que nos rodea, de formas tanto diversas como, a veces, convergentes”.

imagen_generations_fguibert-minLa auspiciosa causalidad titulada GENERACIONES / GENERATIONS tendrá lugar en The Crypt of St Pancras Church, una renombrada galería londinense, con la exhibición de pinturas, dibujos y grabados de ambos artistas. Se inaugura el próximo jueves 17 de noviembre permaneciendo abierta al público hasta el domingo 20 de noviembre, con horarios de visita de 12 a 19 horas. La recepción para invitados especiales tendrá lugar el 17 de noviembre desde las 18 hasta las 21 horas.

FERNANDO GUIBERT (1912 – 1983) | GENERACIONES / GENERATIONS | THE CRYPT GALLERY  2016

New York Notebook Series, 1961
Fernando Guibert. Watercolour on paper. 11 13/16 x 9 1/16 in (30 x 23 cm).
El Gallo, 1966
Fernando Guibert. Oil on canvas. 23 5/8 x 35 7/16 in (60 x 90 cm).
Milonguita, 1966
Fernando Guibert. Oil on canvas. 23 5/8 x 35 7/16 in (60 x 90 cm).
La Cancionista, 1966
Fernando Guibert. Oil on canvas. 23 5/8 x 35 7/16 in (60 x 90 cm)
Homage to Oliverio Girondo, 1970
Fernando Guibert. Pen on paper mounted cardboard. 19 11/16 x 15 3/8 in (50 x 39 cm).
Toro Picasso, 1971
Fernando Guibert. Pen on paper mounted cardboard. 26 3/4 x 19 5/16 in (68 x 49 cm).
Tango series, 1970
Fernando Guibert. Pen on paper mounted cardboard. 26 3/4 x 19 5/16 in (68 x 49 cm).

FERNANDO GUIBERT. Nació en Buenos Aires en 1912. Su obra poética y ensayística está dedicada, en buena parte, a indagar en los temas del tango y de la ciudad. Publicó Ahora Vamos (1983), Poeta Presente (1948), La Torre de Babel, farsa para dos tiempos (1939 y 1959), El compadrito y su alma (1957), Poeta al pie de Buenos Aires (1955), Tango (1962), Tango y candombe en el Río de la Plata 1861-1979: testimonio de un pasado histórico. Publicado en 1979 en colaboración con Pedro Fígari. Murió en 1983.

 

FERNANDO D GUIBERT (1957 – ) | GENERACIONES / GENERATIONS | THE CRYPT GALLERY  2016

Frog and horse, 1987
Fernando D Guibert. India ink on paper. 26 x 18 7/8 in (66 x 48 cm)
Frog eating fish, 1987
Fernando D Guibert. India ink on paper. 26 x 18 7/8 in (66 x 48 cm)
Bed I, 1990
Fernando D Guibert. India ink and gouache on paper. 39 3/8 x 27 9/16 in (100 x 70 cm).
Red bed with octopus, 2015
Fernando D Guibert. India ink and gouache on paper. 39 3/8 x 27 9/16 in (100 x 70 cm).
Red bed with octopus, 2015
Fernando D Guibert. India ink and gouache on paper. 39 3/8 x 27 9/16 in (100 x 70 cm).
Narcissus, 2012/13
Fernando D Guibert. Etching and aquatint (II state) Hand painted with watercolour . Plate size: 9 13/16 x 7 1/2 in (25 x 19 cm).
Bird, 2013
Fernando D Guibert. Etching and aquatint (III state). Hand painted with watercolor. Plate size: 9 13/16 x 7 1/2 in (25 x 19 cm).


FERNANDO D. GUIBERT. Nació en Buenos Aires en 1957. Residente en Londres desde 1989, es artista plástico y profesor de historia del arte, pintura y grabado. Su obra se ha expuesto en numerosas ocasiones en diversas salas de exhibición de ganado prestigio en el Reino Unido y el exterior. Entre varios, cabe mencionar el Instituto Cervantes de Londres, Kellie Miller Gallery de Brighton, y la galería Saatchi que expone sus obras para la venta en subasta, como así también Bloomsbury y Rosebery’s de Londres y Mallams de Oxford. Su obra está asimismo presente en colecciones en la Sorbonne de la Universidad de Paris, en el Instituto Nacional de Historia del Arte, en La Colección de Arte Latinoamericano de la Universidad de Essex, y en el Instituto Warburg, de la Universidad de Londres, que exhibe una muestra permanente de grabados de su serie mitológica.

GENERACIONES  / GENERATIONS
The Crypt of St Pancras Church
17 -20 Noviembre 2016
Horarios de visita de 12 a 19 horas

Desde esta página, AZAhAR literario saluda afectuosamente a Fernando D. Guibert, quien nos honra con su colaboración en su columna UN LIBRO, UNA ISLA, celebrando su arte y heredad con admiración y júbilo.