HÉCATE | Blake, Shelley y Byron

Letras Editorial & Daniel de Cullá

Hécate, o la noche de júbilo de Enitharmon | Artista William Blake. Año 1795. Estilo: Pluma y tinta con acuarela sobre papel.

Hécate, o la noche de júbilo de Enitharmon
Artista
William Blake. Año 1795.
Estilo: Pluma y tinta con acuarela sobre papel.


Según la mitología, Hécate es una maga desdoblada en triplicidad. Tal vez por ello se pueda argüir que le aparecen una niña y un niño por detrás, al tiempo que apoya la mano sobre un libro de magia y extiende el pie izquierdo, asistida por un asno que se alimenta de cardos, mientras una lechuza lamentando la falsa sabiduría la observa junto a un cocodrilo que representa la hipocresía sedienta de sangre y a un gato con cabeza de murciélago.

Otra alusión posible a descifrar en la imagen es, según algunos académicos, la injerencia de las tres brujas, Moiras en la mitología griega y Parcas en la romana, que en un encantamiento prefiguran el destino de MacBeth, espectáculo que al momento de la realización de esta obra de Blake era el éxito masivo de la época. Quizás la aparición tripartita circundada de símbolos esotéricos refiera a los primeros versos que abren la escena de predestinación en la pieza de Shakespeare.

Un esfuerzo muy pesado
Un conflicto duplicado
Signa el fuego del caldero
En burbujas desbordado”

Hecha la presentación pertinente, AZAhAR literario les ofrece este poema de Daniel de Cullá, alusivo a sus poetas admirados por su frecuentación del ocultismo, la magia y la multidimensionalidad de la percepción metafísica.

BLAKE, SHELLEY Y BYRON
Ay, mis ángeles satánicos
Blake, Shelley y Byron
Con quienes aprendí la gramática parda
Y las cuatro letras
Que os beneficiasteis
De viudas honradas
De doncellas vírgenes y bellas
Así como de caballeros
Que pasaron cerca de vuestra casa
Llevando vuestro papel y pluma
Y os piropeaban con la lengua.
¡Cómo os quiero, mis demonios¡
Tanto o más que a mí vosotros
Que adoráis a Satán
El querubín más guapo
Del Cielo
A quien queréis más que a vuestro culo
Pues siempre le sacáis de paseo
Por vuestros viñedos
Y huertos hojosos.
Poco a poco, como amigo
Satán os daba besos con lengua
Y os iba diciendo:
Que un dios de venganza
Le arrojó del cielo
Marchando él para la guerra
Cual soldado raso
Mili troncho de la primera nobleza
Que la ira y la rabia le llevan.
A la hora de un camino
Cuando llegó a casa
De una de vuestras suegras
Dejó preñada a una de sus hijas
Y se llevó con él a la suegra
A tierra ajena
No sin antes dejar cantado
Después de regar flores y lirios:
Que él se rebeló contra un dios sátrapa
Felón tirano
Que quiso adueñarse de su cuerpo
Y de su espíritu
Marchando, feliz
En las ancas de una Burra
Llamada Filumena
Diciéndoles a los querubines
Sus hermanos:
-Quedaos con dios, querubines
Que este dios me destierra
Este vuestro dios que me dijo:
-Yo no te destierro, hijo
Que tu Anarquismo te lleva
Con él irás bien guardado
Como si conmigo fueras.
Este dios
Que no quiere ningún Paraíso
Que no desea más que la Tiranía
Y las crueles Guerras
Los tiros a la barriga
Y las puñaladas a las abortivas nenas.
Este dios
Que ama a tiranos y manipuladores
De los deseos naturales
Como son la Lujuria y la Lascivia.
El me desterró junto con Adán y Eva
Y a la hora de un camino
Con una quijada de Asno
A Adán le di en la cabeza
Dejándole dormido
Y a Eva
Detrás de un matorral verde
Hice lo que quise de ella.
Cuando Adán despertó
Vestido de pastor le deshonré
Y le metí en la boca la lengua
Escribiendo en su paladar
Estas pocas letras:
Toma, guisa esa tu cordera
Para cuando llegue el amo del Mundo
Esté preparada la cena”
Y Ja, ja, ja rieron las abejas
Saliendo y entrando
Una y otra vez
De sus colmenas.
Daniel de Cullá