IMAGINACIÓN Y FANTASÍA

Letras Fernando Guibert |

FERNANDOGUIBERT_Untitled

Diseño Fernando Guibert


Toda creación artística a través de la imaginación es un acto mágico. Hay algo inocente e imperioso, collage necesario e ingenuo, riesgo de caminar por la cornisa o filo de la navaja: sus sentidos, significados y signos no recorren el suelo firme y seguro de la razón y nacen de nuestro propio asombro de existir. Su objetivo es irreal: herejía y libertad que parte de lo indescifrable e inalcanzable. Abstracción y anamorfosis de una idea producida no por medios intelectuales. Forma expresada por la imagen; texto que no surge como deliberada conciencia y construcción. Un lenguaje que viaja quizás hacia una idea, pero su trayecto recorre laberintos más importantes que el destino final. La percepción consciente (e inconsciente) tropieza con su propia experiencia estética, la esencia de lo que es simplemente. La imaginación requiere situarse en un estado que es similar tal vez a la conciencia concentrada del hinduismo, la embriaguez, la poesía y la música. Las primeras pinturas en las cuevas de Francia o Altamira fueron magia, posesión del objeto y ceremonia animista más cercana a la memoria y a los sueños que a la representación objetiva de los bisontes que pretendían cazar. A través de la imaginación se produce la fantasía: transformación, trasmutación cercana y lejana a la vez, simbolismo, de las naturales y primeras intuiciones o del sueño.

La Antología de la literatura fantástica de Ocampo, Borges y Bioy agrupa una selección de textos y autores para dar espacio a la fantasía en el campo literario, literatura fantástica ampliamente difundida en la cultura argentina de la época. Es indudable que su compilación colectiva nace en tertulias literarias y que surge esencialmente como lectores y ávidos coleccionistas de textos, selección elegida, aleatoria y hasta quizás arbitraria así como lo es la imaginación. Textos antológicos no académicos, no cronológico y no alfabético, de manera que toda noción de evolución e historia del género queda totalmente descartada. Textos que son compartidos por los tres compiladores, especialmente los autores argentinos incluidos en la primera edición pero algunas típicas opciones de Borges, en la selección de los autores chinos, ingleses y de los franceses Jean Cocteau y Léon Bloy, el latino Petronio, los etnógrafos Alexandra David-Néel, James George Frazer, el orientalista Richard Wilhelm, el místico Swedenborg y el filólogo Thomas Bailey Aldrich. Preferencias particulares e individuales que tienen que ver con las afinidades de cada uno, y también las distintas atribuciones y diferencias en la selección final de los textos por parte de los sucesores analistas de la Antología que no vienen al caso. En definitiva, la Antología de la literatura fantástica juega un papel fundamental en la consolidación del género fantástico en la literatura rioplatense en un primer momento y luego en el ámbito hispanoamericano en las décadas siguientes.

Según el pasaje en su cuento “La pagoda de Babel” Chesterton, príncipe de las paradojas, su pagoda, que debía subir hasta sobrepasar las estrellas, como la Torre de Babel, termina como inmenso agujero en el suelo.1 En el “Sueño De La Mariposa” de Chuang Tzu, filósofo chino de la escuela taoísta dice: “Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar ignoraba si era Tzu que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa y estaba soñando que era Tzu”.

Estos dos brevísimos relatos muestran el efecto reversible y mutable de la realidad en el mundo fantástico de la literatura y el arte. Lo que es, puede ser lo contrario, y todo mundo es o puede ser solamente un sueño de lo que percibimos como real y tangible. Juego de espejos: metamorfosis y diablura que el lenguaje puede hacer y deshacer.

Notas Bibliográfica
1- The Man Who Knew Too Much (1922), de G. K. CHESTERTON

2- Del libro de CHUANG TZU (300 A.C.)