HERMANO INACO

Letras Daniel de Cullá

Gloria a San Martin | Fuente TARINGA NET

Gloria a San Martin | Fuente TARINGA NET


Homenaje a José de San Martín

Yerga el Ande su cumbre más alta,
la mar el metal de su voz,
y entre cielos y nieves eternas
se alce el trono del Libertador.”
Himno al libertador General San Martín, Segundo M. Argarañaz.
Música: Arturo Luzzatti-
De entre soldados que van y vienen
en campañas rioplatenses de decisivas guerras.
Para las independencias de Argentina, Chile, Perú y Ecuador.
Unos ríen, otros se alegran
porque el gran Capitán, gobernador de Cuyo
con sede en la ciudad de Mendoza
José Francisco de San Martín y Matorrasz
De sangre guaraní y española
como dice el historiador Hugo Chumbeta
al abrir las puertas al campo de batalla, hace lucir el sol.
Un sol radiante que ilumina su cara
hablándole los soldados de esta manera:
Mi Capitán General ¿por qué tiene tanta dicha
si el humo y sangre de la guerra
y mucho más las olas del mar marean?
A no me marea el mar ni el humo de las contiendas
pues he librado muchas guerras
con el ejército de colonización español
donde hice carrera
combatiendo en el norte de África
y contra la dominación napoleónica.
Participando en las batallas de Bailén y La Albuera
regresando a mi Argentina amada con licencia
para ponerme al servicio de la independencia
de las Provincias Unidas de nuestro Río de la Plata
y aniquilar todos los núcleos realistas de la pérfida España.

JOSE DE SAN MARTIN


Al mando de mi Regimiento de Granaderos a Caballo
haciendo de la cordillera de los Andes
una lazada en nuestras espadas
llevando siempre presente en mi corazón y en la mente
una estrella, una bonita cara.
Mi novia, mi prenda de 14 años, ¡qué yogurcito¡
María de los Remedios de Escalada
con la que me casaré y me iré a vivir con ella
a cualquier parte, menos a España.
Aunque estuve en Cádiz, en Málaga
y estudié en Madrid, en el Real Seminario de Nobles
donde no había más que pedófilos y clericalla.
Regalándole mi caballo blanco
el estandarte de Francisco Pizarro, el depredador
Símbolo de la dominación y esclavitud sufrida
por el Imperio de los incas
como gritó a los cuatro vientos
nuestro cirujano argentino René Favaloro
bordado por Juana la Loca
y la campanilla con que el criminal Inquisidor de Lima
convocaba a tribunales de asesinato clerical
y represión real con humos de guillotina y hoguera.
¿Tan bonita es María de los Remedios
para que usted se acuerde tanto de ella?
Si ustedes la quieren ver, la llevo en mi cartera.
Sacó la fotografía para que todos la vieran
Con una inscripción debajo de la foto que decía:
América. Ya poblada de Asnos.
Al Rio de la Plata los trajo un Frayle
Y los soldados que la vieron
Sus ojos de enamorados pusieron en ella.
Mi general, ya mismo puede marchar con ella
porque en el ejército hay mucho teniente y capitán espabilado
a quienes no les importaría
abandonar por ella la contienda.