JUAN PÉREZ

Letras Humana

Fotografía Paloma Marquéz Franco

Fotografía Paloma Marquéz Franco


En la cuna de los asesinatos el hombre es perfecto asesino del nacer,
en el ser que nace para desenlazar aventuras tantas veces el temor
extirpa de la raíz la esperanza. Es un asesino a sueldo que nadie paga
pero todos justifican. Es la muerte de la humanidad que
descansa en nuestros no ser, por hacer sin razón del ser.”
Brunela Curcio
Cuatro cosas dijo el tipo y se fue,
cuatro cosas mató al enterrarse y se entregó,
cuatro cosas pidió al suspiro cuando cayó,
cuatro cosas le dio a la vida y nunca más volvió.
Juan Pérez le decían,
porque era el sin nombre.
Juan Pérez viejo loco y vagabundo.
Le dio a la humanidad un sentido de libertad
entre agujas móviles quebradas,
le dio su esencia que nadie noto porque la habían perdido.
Le dio una caricia al miedo porque se sentía solo
y un suspiro al resplandor para que no se sintiera helado.

Miedo temido, alejado y escondido por la enemiga debilidad y hostilidad del reprimido.
Debilidad maldita que acecha la propia transparencia que a su vez, no puede dejar de opacar la apariencia vil de tiempos modernos de dólares y billeteras: y compras de felicidades olvidadas entre vacíos crueles de necesidades creadas.
Y era hombre y el mismo todo de todos, anónimo porque en el no anonimato todos por ser alguno pasaron a ser ninguno.
Juan Pérez loco vagabundo que nadie conocía porque nadie se conocía.
Se entregó y enterró al olvido.
Y ahora el número olvidando al hombre, era esclavo de su propia inexistencia…

Comentarios

  1. […] Escribe Brunela Curcio. Fotografía Paloma Marquéz Franco | Cuatro cosas dijo el tipo y se fue,…  Leer más… […]