LIBRES COMO LOS VIENTOS DEL SUR

Letras Editorial


 

Los meses de marzo y abril evocan crisis recónditas en el inconsciente colectivo de los argentinos. Un aciago 24 de marzo de 1976, el atropello de la fuerza bruta nos aniquiló la condición de ciudadanos, al usurparnos la libertad cívica e integridad ética, quebrantando al límite nuestra conciencia moral. Un no menos infausto 2 de abril de 1982 nos evoca la pérdida de nuestra joven sangre derramada en la guerra de Malvinas, una gestión suicida forzada por los mismos cultores de la muerte que nos mantenían cautivos en el oscurantismo.

Juan Natalizio, un joven periodista argentino, creador y conductor del programa ‘Malvinas Causa Central’ que se difunde por Radio Simphony 91.3, ha compartido con nosotros esta hermosa carta-poema a Dios de un joven soldado, escrita antes de marchar a su batalla final y recuperada junto a su cuerpo, en un bolsillo de su chaqueta. Léasela como el tributo de AZAhAR literario a todos nuestros jóvenes combatientes cuyas almas de gaviota custodian las Malvinas, y a Marcelo Daniel Massad, quien sin duda integra ya las huestes celestiales.

Escucha Dios: Yo nunca hablé contigo,
Hoy quiero saludarte: ¿Cómo estás?
¿Tú sabes? Me decían que no existes,
Y yo, tonto, creí que era verdad.
Anoche vi tu cielo.
Me encontraba oculto en un hoyo de granada…
¡Quién iría a creer que para verte bastara con tenderse uno de espaldas!
No sé si aún querrás darme la mano;
Al menos, creo que me entiendes.
Es raro que no te haya encontrado antes,
Sino en un infierno como éste.
Pues bien… Yo todo lo he dicho.
Aunque la ofensiva nos espera para muy pronto,
Dios, no tengo miedo desde que descubrí que estabas cerca.
¡La señal! Bien Dios, ya debo irme.
Olvidaba decirte… que te quiero.
El choque será horrible… en esta noche
¡Quién sabe! tal vez llame a tu cielo.
Comprendo que no he sido amigo tuyo.
Pero ¿me esperarás si hasta tí llego?
¡Cómo! ¡Mira Dios: estoy llorando!
Tarde te descubrí ¡Cuánto lo siento!
(Qué raro: sin temor voy a la muerte…)
Dispensa, debo irme ¡Buena Suerte!
Dani *


*Marcelo Daniel Massad, nació el 31 diciembre de 1962 en la “Clínica Maternal” de Lomas de Zamora. Hijo del matrimonio de Said Osvaldo Massad y de Dalal Abd, ambos de ascendencia siria. En el idioma de sus ancestros, Massad significa afortunado. Fue conocido en su círculo de íntimos por su segundo nombre, Dani.