LO OTRO

Letras Vita Salvatore

Collage Viviana Lombardi - POESIA FEA - Azahar Literario

Collages Viviana Lombardi


 

lo

otro

 

si veo la sangre atropellada
derramarse en pulsaciones,
gotas sonoras que me anuncian lo otro,
aquello que no se dice con palabras
aquello que aparece translúcido en los ojos
aquello que sincroniza los sentidos hasta hacerlos uno
aquello que pertenece al caleidoscopio
aquello que se pliega sin pedir permiso
aquel todo vaciado de tiempo
y que aún,
ante la mirada encendida de los necios,
teje las horas que son y serán y que habrán sido,
en la hora del espanto mudo
-que habla por señales
que no renuncia al signo
que no escucha a las voces raídas del engaño
que edifica el artificio que llamamos vida-
aquello manifiesto en el seno de la sombra
aquello que sobrevive la muerte de la raza
aquello que contiene un borde y todos,
excediéndolos al saltar el precipicio,
aquello que permanece antes, ahora, después y aún,
y,
sin nombre
(no lo necesita)
me bautiza con un sino,
aquello otro
-fugitivo de todos los refugios-
aquello otro
-espiral vórtice de fuego iniciático-
aquello otro,
que vi y tuve que mirar
y algo me dijo,
aquello otro
que electrizó la tierra que yo piso
aquello otro
-sin cuerpo y sin huesos
y con alma y sangre-
aquello otro
algo me dijo
(sonaron parches
corazones de cuero con latido
que abrasaron los pies míos besando la tierra enardecida)
y,
,
aquello otro
me levantó en vilo.

 

des-figura

a francis bacon, tintorero del yo

si estoy buscando ese rostro tuyo,
que es el mío,
detrás de la máscara-cáscara,
maldición de la carne necesaria,
cuando el silencio se haya hecho cargo de lo suyo,
cuando podamos renunciar a la reminiscencia
y sólo el rumor sea forma,
quién sabe no sea tu rostro el que me aguarde
en la torsión del pliegue
para transformarnos en uno que son dos,
que somos todos.
en la cinética marca se halle,
acaso,
el fluir de la esencia deletérea
esa que tenemos que tocar para sentir que somos
y que no logramos vislumbrar siquiera.
esa tristeza del yo que nos acosa
con sus espectros de pulsiones e incertezas;
que aparece – como un ladrón en la noche a cobrar cuentas
como un mendigo ciego, hambriento de respuesta
como un señor feudal reclamando su tierra
como una virgen violada por la guerra
como un falso profeta.
es en el hiato,
en la cesura,
en la fisura obturada de mugre que se oculta de la muerte
en la curva de la noche que nos arroja al piélago
en la raja del madero
-donde se crucifica al bendito maldecido-
en el último aliento que por terror ansiamos
en la ignición última del fuego
en el suplicio de los días de la vida
en el soplo final del último huracán
en el planeta del silencio,
allí,
donde,
acaso,
lo humano
es, será, ha sido
—innecesario:
ilusión y pesadilla de demonios
un espejismo
reflejos malditos y malvistos
un sueño horrendo.

 

collage Viviana Lombardi POESIA FEA Azahar Literario

(6-sax-sex)

bipolar texto maldito que tus excusas niegan y orada tus oídos

 

la palabra desnuda que desnuda,
en la penumbra del alba que nos condena al pliegue
miel en mi boca
daga en tu oído
hiel de delito en tu lengua de maldito
de aliento acre a perro suelto e infestado
la palabra
pudorosa,
en el refugio de tu cueva poderosa
digna,
ahogada en vino añejo caro y de alto precio
se alza lúcida como un torrente
impío y criminal de origen (si Balzac nos habla y escuchamos)
y fiera como la sangre de muertos inocentes.
diabólico rito de vino blanco frío
tragado con ansia para bañar tu oprobio,
y ahogar cuerpos hediendo a flores muertas,
cuerpos presentes
como tu vileza,
y el clamor de niños triturados
por tu siempre impasible indiferencia.
palabra profanada por los mercaderes
con vino cómplice del ritual maligno,
translúcido y letal:
brebaje de sus celebraciones de exterminio.
transparente veneno de la infamia programada
de crucificar desde tu torre mil quinientos cristos más, cada jornada.
palabra asediada del humillado inquebrantable
invencible, de aura intacta
si esta mañana misma te descubre el pliegue donde te aguarda la curva de la noche, como una vulva ardiente
nunca impía,
donde la verdad es un guijarro blanco en una mano limpia
vomitada de la tripa del dolor y la agonía,
donde el espejo del agua te devuelve la máscara maldita que crees sea tu rostro
gritándote la palabra horrenda para tu codicia
denunciándote, descubriéndote
el doblez asesino que hunde tu mano ligera en la impudicia
esa palabra es la que vibra obscena de pureza ante la iniquidad de tu malicia.
esa cara de tu entraña donde el perro de la gula hechiza
contra la voluntad de ángeles que te aborrecen
te hace firmar papeles
tomar la iniciativa
contra la palabra ofrecida al sacrificio
de que tu pluma se remoje en sangre
la que hiere con la ferocidad de un jabalí a la mentira
la sagrada palabra de justicia
la espada filosa de la lengua viva
en los oídos sordos de los amos de la vida
pluma de caro metal de la que dejas caer con cada firma
la sangre en gotas de un hambriento nuevo
donde en este sueño del diablo que es el mundo
deshecho entre las gotas de tu sangre tinta
tiene un destino inevitable de héroe moribundo
la gota revienta sobre el papel de nieve
cuna blanca de tu negra intención de sangre tinta
del orgiástico oro del absoluto mal, esclava,
algo se te escapa, huye: se atomiza el negro sobre blanco
la palabra insoportable
se reaviva tu hedor a perro suelto
infestado,
baboso de avidez en la boca crápula que dice ‘es mío’,
la palabra de Hamlet
estrella una estrella tinta sobre la pureza
la que abre mil escenas con un soplo
y diseña el hueco tenebroso del túnel infinito,
de toda luz ausente
la que se pierde y reencuentra en mi lengua dicente
expatriada para siempre de tu vida.
la que habla y dice
-y el pliegue aún aguarda-
la que alienta al arrojo con su valentía
hasta la otra mañana
la única que vive entre las almas
hasta los otros días de los días que se agolpan para acelerarte
y es perseguida como una más de tantas víctimas
de tu vino blanco tinto de sangre y sangre tinta.
la palabra que es verdad en mí, de mí
hasta tu próximo crimen de escritorio
y para la impiedad del asesino
hasta todo el resto de tu vida que es un largo día oscuro sin salida,
es la verdad maldita.

Nota de autor: Detrás de cada gran fortuna hay un crimen” Honoré de Balzac (1799-1850)
Nota editorial: ”El secreto de las grandes fortunas sin causa aparente es un crimen olvidado, porque fue cometido a la perfección” | “Le secret des grandes fortunes sans cause apparente est un crime oublié, parce qu’ il a été proprement fait”. Honoré de Balzac. “Le Père Goriot.”
Viviana Lombardi introduce con su análisis “Crónica de una Poesía Intolerable”, estas piezas -y las que se publicarán próximamente- de la serie Poesía Fea de Vita Salvatore. Lee el encuentro imaginario entre ambas escritoras donde se propone un enigma minúsculo a dilucidar. La clave se oculta -clandestina y risueña- en las confluencias entre entrevistada y entrevistadora.