A MÁS CRISIS MÁS GANANCIA

Letras Daniel de Cullá

"Raining Crisis" Collage Viviana Lombardi

“Raining Crisis” Collage Viviana Lombardi


Mientras los políticos se convierten en bandoleros y sujetos de rapiña, nuestros gobernantes y reyes se dedican a matar osos y elefantes en período de extinción, y los señores de la guerra brindan con champán en cráneos plateados con el símbolo de un dios o alá, la falsa y embustera crisis galopante campea por sus fueros, aunque la visión atávica de esta crisis social sea una angustia y una representación grotesca de lo absurdo de la vida, su moral y literatura.

Para mí la Generación del 98 no fue más que un Poema de lenguaje elaborado por poetas, escritores y ensayistas enamorados de Castila y España en claro desamor de los unos con los otros, quienes reunían en sus cabezas el Rebuzno del Asno.

A mí nunca me ha gustado esta Generación por ese su sentimiento trágico y grotesco de la derrota de una España sanguinaria, colonizadora y depredadora, acarreando con todo lo que pertenecía a los indígenas, violadora de sus mujeres e hijas, y de sus sueños primigenios.

La correspondencia entre ellos no es más que un intercambio de poemas y escritos de despechos, celos y desesperanza. El corazón atravesado del poema aparece como símbolo, olvidando el crimen y asesinato cometido contra un pueblo encontrado y, al instante, subyugado.

Ya lo cantó el Poeta cuando dice:
Esta triste crisis
significa pena grave
para el pueblo
pero los banqueros y poderosos
saben hacer de ella
real blasón”.

Su afección es falsa y su añoranza de los países americanos una criminal revancha y, lo peor, que todos ellos vinieron a ser mozos de espuelas de los Clásicos y Modernos, imitando la generación literaria a la generación histórica, según el concepto de la Revista de Occidente, “ al estilo del criado de Fliede, el mozo de espuelas Pandulfo, quien en la Segunda Celestina de Feliciano Silva, según comentarios de Poliandria y Poncia a una carta enviada por este a ésta, este mozo incluye expresiones como esta:”Ahí te envío mi corazón pintado en esta carta…, pasado con tres saetas. ¡Ay corazón que me muero! ¡Ay entrañas, que me fino!

Como lo dice la copla:
Eres tan hecha de flores
y de perlas y azucenas
que me ponen mil dolores
que me ponen más temores
que me han de matar tus penas”.
(Tomada de Pliegos Volanderos del GRISO nº 4, Octubre, 2003).

Una realidad social que no pasaba por un buen momento en ninguna parte del Globo, llegando incluso rumores de una Rusia en Armas. Una Rusia, futura suegra de Europa, cuyo contexto político, social y espiritual indignan a Dostoyevski (Fiodor), “el mejor existencialista” (Walter Kaufmann), “el mejor conocedor del alma humana” (Stefan Zweig.), quien, pasando de un nihilismo revolucionario y creador, vino a ser domesticado a base de castigos y sufrimientos, creyendo, a pie juntillas, que “el miedo guarda la viña”, y cayendo en un cristianismo paneslavo, llegando a decir la falacia de que “el rico más depravado acabará avergonzándose de su riqueza ante el pobre”, olvidando lo que de toda la vida nos enseñaron, que “el pez grande se come al chico”.

¡Iluso! No siguió y se puso en contra del Catecismo de un Revolucionario de SergeyNechayev, “ mi Amor, nihilista por excelencia”(Bakunin); se puso en contra de los deseos de Nechayev de dar el alma hasta el diablo, pues “el Revolucionario sólo ama la Revolución” (Nechayev), si fuera preciso, antes de dejarse avasallar por el poder real, y de su virtud de poder satisfacer su amor, siguiendo a Bakunin por encima de todas las falsedades cometidas contra los dos, pues, como amantes, no tuvieron cargo de conciencia en este mundo ni en el otro, por supuesto. “Dios y el Estado, sobran”, dijo Bakunin.

Por esto,Dostoyevski me desilusiona, además de por ser un escéptico de los reclamos feministas y defensor, quizás sin quererlo, de la autocracia y de una religión, aunque sea laortodoxa, que no es más que un embuste y un engaño, ficción y puro enredo para la “Psicología de Masas del Fascismo”, como dijera W. Reich.

De lo que se infiere que la Crisis, visto el transcurso de los tiempos, siempre será. Las Voces de la Crisis no son más que Rebuznos que se oyen hasta en los Ateneos, ¡hasta 2016! que no es moco de pavo y que cualquier Nación se las puede apostar al más guapo de los escritores vivientes, incluso los Nobeles, que afirman en sus escritos “estar muy a su gusto”, pues todos somos borregos ilustrados, y nos encanta, salga lo que saliere, volver al aprisco sacro facha, y ser guiados por un cabrón de cornamenta agigantada; haciendo verdad la sentencia que dice: “después de los años dos mil corre el agua de la Crisis por do solía ir en el año mil”.

La Crisis enferma, embeoda, y adeuda. ¡Crisis va!