NOSOTROS Y LOS MIEDOS

Letras Luciano Deraco

"Vanguardia" | Collage Brunela Curcio

“Vanguardia” | Collage Brunela Curcio


 

Qué decir de nosotros, los eternos abanderados de la rebeldía domesticada. Los que levantamos banderas insurrectas que miden lo que nuestras letras finitas y pequeñas. Los que plasmamos en papel como perros rabiosos lo que apenas podemos vociferar sin ruborizarnos.

Qué decir de nosotros, los que invocamos a los otrora malditos, hoy héroes impensados y muchas veces improvisados. Los que renegamos de la institución arte pero rogamos en silencio por su exuberante bautismo en riguroso ceremonial.

Qué decir de nosotros, los supuestos postergados de siempre, que poco sabemos de los verdaderos postergados pero tenemos el “don” de graficarlos tras olerlos y palparlos. Demasiado hábiles para pincelar del bajomundo, demasiado cobardes para enfrentarlo.

Qué decir de nosotros, proxenetas de la rima, eficientes explotadores de frases tan flexibles como un resorte, tan ricas como una mina y tan precisas como una bala. Que sabemos (y mucho) de perdernos en marañas de palabras inconclusas y laberínticas. Que sabemos de deleitarnos ante las “deliciosas” mieles del ingenio, buena recompensa para tanto esfuerzo.

Parrafo patas para arriba

Qué decir de nosotros, nada que no se haya dicho, de hecho se acaba de decir todo.

Mejor háblanos de vos, a ver si resquebrajamos un poco el carril de la pasividad.

Mejor háblanos de vos, si al aspirar éstas líneas puras de egocentrismo no sentís náuseas y mareos.

Mejor háblanos de vos mundo, que caminamos con vendas que ni siquiera se transparentan. Vaga y difusa representación de luces y sombras.

Mejor háblanos de vos riesgo, que nuestros cerebros bregan por algún aliciente vivo, como para variar un poco el cóctel de basura industrializada.

Mejor háblanos de vos, que nos pasamos la vida creyendo entenderte y lo único que vemos son espejos en cadena.

Mejor háblanos de vos sin leernos.

Mejor háblanos de vos.

Nota del Autor: El texto toma, en carácter de homenaje, algunos de los elementos que caracterizaron a los manifiestos de los movimientos de vanguardia de principios del siglo pasado: efecto de shock, juego de palabras, intención explícita de poner en acción al receptor, enunciación en primera persona del plural, alusiones a ciertas transformaciones propias de la modernidad (bajomundo urbano, rutas viales, producción industrial) y rechazo a la figura del artista como genio creador alejado del mundo “común”.

El título parodia a una serie televisiva de los años ochenta que en cada episodio, planteaba temáticas que conmocionaban a la sociedad de entonces, muchas de las cuales, fueron excluidas de los medios de comunicación por parte de la Junta Militar.