PEPINO “el Breve”

Letras Daniel de Cullá

Autor stevepb

Autor stevepb


Pepino es un morenito de ojos claros, a quien llaman “el Breve” por responder, siempre que le preguntan algo relacionado con el sexo; “que el Sexo debe ser breve y bello”, y cuanto más breve mejor para los dos. Que, cuando invita a alguno de sus amigos o amigas, lo primero que les dice es: “Bebe, que la Vida es breve”.

Él es dependiente de una Tienda de Ultramarinos, de esas que te venden de todo: desde zapatillas a zapatos, embutidos, frutas, cereales, cerámica, chucherías y regalos. Una tienda, que regenta su madre, doña Baldomera, quien, junto a otras tres comadres: doña Gumersinda, doña Sinforosa y doña Gertrudis, juegan a la brisca en la habitación de la trastienda, poniendo a parir a todo lo que se menea y, más, a todas las que no comulgan con sus ideas de beaterio y odio apostólico.

Por ejemplo, el otro día se alegraban de que una flor catalana fuese violada por un señor principal de Castilla, que es gallego, junto a las tapias del Monasterio de Las Huelgas, por no consentir sus amores y no cantarle a la morcilla de Burgos eso de: “morenita de mis ojos, quémame y abrázame”.

Pepino, de vez en cuando, se asoma por una rendija de la cortina, que separa la tienda de la habitación, que él mismo ha hecho, para ver, sobre todo, a doña Sinforosa, pues muestra en su pecho un canalillo que le encandila, tanto, que le hace sonar sus cascabeles y le hace montar en una erección que le pone a cien, como la morcilla caliente que le regaló el sacristán a la viuda de su madre, cuyo marido, su padre, murió por culpa de una rayo que le mató viniendo del pinar con un haz de leña a las espaldas un día de lluvia.

Las comadres, mientras juegan, hablan y hablan de la vida que pende de un hilo; de que la muerte se esconde detrás de nuestras albardas: de que los gallos pelados del corral hacen el personaje de la vida y la muerte; de que, en esta vida, sólo triunfan los facinerosos y rufianes, como los políticos y los curas, los bandoleros y criminales.