PERSONA

Letras Edu Fermín | Publicado originalmente el 22 Noviembre 2016

Trailer Returning


De pequeño soñaba que al crecer podría elegir ser quien quisiera ser, pero no desde el punto de vista (clásico) estático, más bien como un especie de persona que podría cambiar totalmente su fisionomía e incluso su forma de pensar. Así, tener la posibilidad de experimentar una gama interminable de vidas y poder admirar o sufrir el mundo desde distintos ángulos, personajes que alguna vez imaginé y que he olvidado en su gran mayoría, o para ser más preciso: que el tiempo ha ido desdibujando. Al menos esa es la sensación que tengo justo ahora al intentar recordarlos, y aunque me es difícil explicarlo, por otra parte dudo incluso que todo esto no sea más que una invención de mi mente o un movimiento literario e involuntario de mi parte para darle un tono más interesante tanto a mi niñez como a ésta introducción, naturalmente una recreación no premeditada, sino, hubiese comenzado de una manera menos complicada. La verdad es que no deberían llegar a fiarse de la certeza de mis recuerdos, como yo no me fío del entendimiento ajeno. Si algo quiero que quede claro, es que todo lo que acá diga no debería tomarse como cierto, pero que ciertamente tampoco se puede aseverar sea mentira. Dará igual si digo que de pequeño desarmaba todos mis juguetes para guardar hasta el último tornillo soñando algún día poder construir un submarino, o que la primera vez que tuve sexo oral fue a los ocho años. Intento observarme desde la distancia en mis actos cotidianos como hago con otras personas, para ello no solo utilizo mis sentidos a manera de recolectores de datos sino todo tipo de material que me refleje como si fuese una cámara remota que me espía, medito y comparo no solo mis gestos sino mis reacciones ante las mismas fuentes de estímulo que a muchos afectan y más que un acto ególatra que podría ser el juicio más vano y fácilmente formulable, lo asumo como la oportunidad de poder ahondar en mí mismo, pero ¿a qué puedo llamar mí mismo?, ¿Soy acaso tan real como esos sueños de infancia? Creo que la oportunidad que me ofrece esa cámara remota es la excusa perfecta para explorarme en otros, de allí que los múltiples sueños infantiles –reales o no- me han traído hoy hasta el camino de lo cinematográfico. Ese sujeto que se presenta ante la cámara es mi versión de esos recuerdos desvanecidos, imágenes que perdurarán incluso más allá de mí y que finalmente encontrarán alguien que pueda descifrarlos, entenderlos, criticarlos o simplemente admirarlos. Busco la reconstrucción de un mundo con posibilidades de haber sido y más que la creación, la re-creación de una historia con sus propios tonos y sonidos, con su particular manera de contarse sin tener que estar atado a convencionalismos o exigencias de ninguna índole, siempre teniendo en cuenta las restricciones del medio y la necesidad que la propia historia posee, y para intentarlo ese mundo referencial debe ser destruido, la creación más “libre” y “desinteresada” que se pueda obtener sabiendo que no existe libertad mientras exista el tiempo ni desinterés si hay dinero de por medio. Lo más importante, es ante todo seguir experimentando, y para eso, hay que aceptar la derrota de antemano como el pobre prefacio de un gran libro por escribir, un libro con páginas ininteligibles para todos y para muchos inservible pero que no deja de representar el enigma que todo libro es. ¿Quién leerá ese libro?, ¿Será escrito alguna vez? Eso no tiene importancia, todo lo que devenga de la experimentación es secundario y me enfoco en ella por que en definitiva es lo más divertido y la diversión es lo que el ser humano necesita para sobrellevar su encierro. Al final no es una cuestión de mero divertimento por supuesto, siempre se experimenta buscando un resultado que sorprenda, que sea no tradicional y a la vez horrible y hermoso. Se experimenta con la ilusión de conseguir algo insospechado, y si a pesar de todo el esfuerzo resulta que nada es concluyente, entonces, se sonríe sabiendo que el camino continúa”.

Nota del Autor: Este texto ha sido parte de una entrevista que realizó Edu Fermín al autor del cortometraje Returning. Las preguntas no se presentan en orden correlativo con el texto ni pretenden haber sido respondidas.

¿Quién crea también destruye?
¿Qué podría decir un autor acerca de sus estímulos?
¿Cómo encarar una historia?
¿Los personajes son creaciones o adaptaciones de la propia identidad?