POESÍA DEONTOLÓGICA, RÉQUIEM PARA UN MONSTRUO & EMESÀ

Letras Nazarena Pangui

Pax Nadal 1000Collage Pax Nadal


Disculpe maestro….
Al Hacedor de lenguajes y universos cosmogónicos simultáneos; al inquisidor
de las dimensiones del Enigma, al sempiterno lector del laberinto de los seres imaginarios.

 

 

Poesía Deontológica
Debo confesar que siempre te he odiado
Eres cursi, melancólica y banal
Debo confesar que eres una guerrera veleidosa
Que ha sabido mancillar la pluma de los grandes
Violándolos airosa en sus lechos estériles.
Debo denunciar que eres vanidosa
Ya que solo a ti los perpetuos claros de luna
Te rinden justicia y aún más,
Debo confesar que te he odiado más de cuanto te he amado
Por ser tú, yo misma.
Este poema es nuestro tratado de paz
Y ambas lo firmaremos silentes
Nos lo imponen el destino, las malas artes,
La ignominia y sus huestes.
Ahora que somos hermanas
Y que nuestras envidias hemos confesado
Tú me abrazarás por ser eterna
Yo te rendiré perenne y mundana
No temas, querida amiga
Que con los pactos solo se gana;
Por un instante me has donado la trascendencia
A cambio, mi lengua te ha dado el habla…
Luego, el eterno retorno
Se burlará de nuestras miserables suertes
Devolviédonte a ti el alma
Y condenando mi vida a muerte.
Requiem para un monstruo
Requiem æternam dona eis, Domi
Finalmente ha muerto
Tuvo que aceptar su suerte 
Y regresar a su esencia,
Que oscura y tenebrosa,
Lo abraza denunciando repugnancia
Cuatrocientas cuarenta fueron las notas
Que sonaron su condena
Y la anacronía de sus hertz,
Sucumbió agonizante,
Ante el resplandor de  la nota primordial.
Lo han visto por última vez
En el espejo del hombre bestia
Luego fue invocado Aleph,
Quien por mandato divino,
Devoró su impía negrura.
Nadie lo extraña o añora
Nadie lo llora
Nunca ha amado y nunca nadie lo amó
Ya no podrá ser nominado 
Su fin es implacable, como Aleph.

Emesà 

A mis hermanas y compañeras de vida, de estos y todos los tiempos.
Madre de todas las lenguas
Mayéutica del verbo que manifiesta vida
Guardiana de la transparencia de un mal pagano
Que impulsa a mancillar el tejido
De los creadores de destino.
Deja que nuevamente te pronuncie
Nómbrame en la dimensión que supera el bien y el mal
Alimenta mi identidad cósmica
Perpetra al electromagnético en mis átomos
Despierta mis sueños sumerios.
Hemos dialogado en secreto
En otros seres y otros mundos
Hemos pactado un encuentro eterno
Una unión atemporal
Que atesoro secretamente en mi mantra.
La consciencia fue invocada.
El rocío revela la tela en un único espacio
La energía se colora de aura
Se alinean las cosmogonías
Junto a la danza karmática
De todas las sinfonías.