POESÍA MALA POESÍA | RECOPILACIÓN PARTE I

Letras Luciano Deraco

Diseño Luciano Deraco

Diseño Luciano Deraco


Deseo

Lo dejo en stand by, lo abandono, lo atenúo. Juego a que se fue, lo perdí o simplemente a que no existe.
Luego me sorprende en la penumbra, me toma de arrebato. Camina sobre mi reposo. Designa sus huellas como tus marcas.
Emerge desde donde lo dejé diezmado. Retiene mis dudas, mueve tanto estimulo anquilosado. Fagocita las pulsiones de muerte.
Entiende las coordenadas y decodifica.
Traduce la intensidad en la certeza de tus dedos, en el acierto de tu aliento, en la adrenalina incendiaria del roce, reduciendo en cenizas la mentira de la indiferencia.

Nexo

Cuando los fantasmas persiguen, arte, yemas y pasión son respuestas, afirmaciones y sentidos. Un dedo en el orto o una morocha que contempla gateando.
Quizás menos sangre, quizás más sudor, los nervios, las palpitaciones o una muerte dulce y lenta. El sexo no se viste, no se compra ni se trastoca, o es todo eso junto y la fricción es ficción.
Temblor animal, sin velos ni palabras, sólo subirse y dejarse ser, llevar, tomar y sostener. El impulso que despega, luego sostenerse en el aire difuso y turbado con olor a cuerpos.
Y quedarse, ¿para qué más? …

Luz

Quizás esas palabras que no te dije, quizás esa mirada que nadie notó. Hoy aquí, escribiendo éstas líneas de mi ahora trompeada y desvanecida impronta. Herida, busca su orgullo mostrándose inquieta, queriendo así y todo llamar algo de atención.
Podrá yacer en silencio, podrá parecer lánguida y convaleciente, pero está despierta y actúa como una entrometida torpe aunque decidida.
Del otro lado la luz, que es sol, que es rayo y que es vida. Como esas postales apacibles del verano pasado. Como esa sonrisa serena que enciende pasiones inesperadas y las transforma en risas bienintencionadas. Como la mueca del serio, que en el silencio esconde su sabiduría.
Son esos ojos del agua que entre olas y espumas alejan la angustia y transportan la calma, la paz a la tierra. Son la certeza de lo que no sé y estoy dispuesto a descubrir. Indicios de placer quizás, impertinente vitalidad aún, frescura siempre. Luz que es sol, rayo que es vida, luz, vos.

El amor infundado

Aquello que repudiamos, que nos repugna, nos da asco, nos da calor… Como buenos alienados, cabezones y atolondrados, nos conquista la exuberancia y el carisma, lo que parece, barre con todo, jamás es lo que es.
Lo sabemos y no nos importa: lo importante es parecer, nunca ser. Perdonamos las peores atrocidades y exaltamos las más absurdas payasadas.
Somos exitistas y eufóricos mientras la tierra esté bien escondida debajo de la alfombra. Hasta donde llegaremos, ni nosotros los sabemos. Sólo tontos del montón, manipulables y faenados. Dejamos que lleguen a nuestras extremidades y el resultado sólo es más y más carne podrida. Seguimos por el camino de los feligreses de la tontería idealizada mientras las cabezas se rompen sobre paredes de cartón…

Yo te amo

Amo la libertad, amo a los que viven.
Amo a los que no son esclavos,
amo a los que no se arrodillan.
Amo a los sacaditos de siempre,
aquellos que no entienden de dogmas,
objetivos y obligaciones.
Amo al sacrílego crónico,
al Quijote urbano, eterno e incesante.
No me amo.
No como de mi profesión.
No digo “vivo de lo que me gusta”.
Amo a los que aman sin rótulos, amo por amar.
Amo lo que no tengo,
amo lo que no soy.
Amo lo potencial.
Amo lo irrealizable.
Enseñame a amar en serio,
a amar lo que siento, a amarme.

Nota Editorial: Recopilación del libro “Poesía Mala Poesía” del autor.