RETALES DE GÉNERO Y LITERATURA

Letras Daniel de Cullá

Collage VL de una obra de Andre Martins de Barros

Collage VL a partir de la obra de Andre Martins de Barros


La sangre me brotó en el bigote por un corte con la cuchilla de afeitar haciéndole un restaño con una restaña sangre. Esto fue por las prisas para ir a visitar una feria del libro que hace la calle, con el deseo de hallar la diferencia entre unos libros y otros, así como su literatura, sus autores, devolviendo el resto al saque.

Las casetas de los libreros se distinguen por su clase orden en que comprenden las diferentes materias en género y literatura ( de animales; de muertes; de conductas; de engaños; de futuro; de castigos; de crueldad y pedofilia clerical; de sexo, de religión; de humor; etc.).

Sabedor de que nuestra inteligencia va a lomo de dos bestias: el género y la literatura, yo quería recobrar y confrontar las numerosas especies literarias existentes que presentan entre sí diversos grados de semejanza como los mismos cuerpos que tienen sus autores.

Habitualmente, se distingue un cierto número de categorías con denominaciones convencionales partiendo del género (genus), y su literatura, que tiene por fin inmediato o indirecto, como sabemos, a expresión de lo bello o lo feo por medio de la palabra, comprendiéndose en ella la poesía o la narración en prosa de hechos verdaderos o fabulosos, como el drama, la novela y otras varias materias diferentes en clasificar.

El ayudante de librero me lisonjeaba, me halagaba por ver de hacerme comprar alguna obra de ese célebre literato, o de ese hombre o mujer de ciencia, de ese o esa poeta y poetisa, músico, pintor o pintora, o bailarina que escribe.

Como él me pareció una especie de mosquito transmisor del paludismo y, además, se llamaba Anofeles, como le oí decir al librero cuando le llamaba, le dije que tuviese cuidado por tanto marear a la parroquia, y que se cuidase de esa landrilla que tenía debajo de la lengua como los cuadrúpedos.

Para mi visión, todos los libros, no eran más que trozos o fragmentos de razonamientos o discursos; retales de pasiones y criminalidades; de mercancía en general, vamos, como, en gramática, sexo o carencia de él (género, masculino, femenino, neutro, común, epiceno (de ambos géneros, etc.).

Desde luego y, por muchas razones, no compré ningún libro, además de que, para eso, ya les escribo yo cuando tengo listo el pienso; y me recreo.

Autores les había muchos, jóvenes y viejos; algunos muy famosos que nos han dejado grandes textos. Otros había de gran fama comercial, que no valen un pimiento, y que amargan por donde amargan los pepinos.

A mí, el género que me va es el de las lenguas viperinas; las del erotismo tanto y bueno, que al leerlas saquen de mí un furor arrebatado, y arrebatador, cual Asno prorrumpiendo al punto en decir, sin igual atrevimiento:

-A la husma le voy a esa Jumenta, importándome un bledo su literatura o su género; que no soy homófobo, ni racista; y, menos, violento de género. Que soy un literato, versado en la literatura y la cultivo.