SOLEDAD INSOLENTE

Letras Alba Vila | Cuando mi soledad comienza a crecer,…

Fotografía Paloma Márquez Franco


 Cuando mi soledad comienza a crecer,
sube la culpa desde mis pies
-se detiene en mi estómago-
y me doblega.
Rota caigo al suelo.
Cuando mi soledad comienza a crecer,
mis inquietudes me muerden los labios
-Cuando duermo-
me anuncian negros vaticinios de
negros jilgueros muertos.
Cuando mi soledad me desarma,
mi hábitat se torna en páramos malditos
dónde el vértigo lo inunda todo
y el agua no sacia mi sed.
Mi abulia es ya tenebrosa.

 

 Cuando mi soledad comienza a crecer,
la culpa nutre mis remordimientos
y mis lágrimas
ya no enjuagan mis maltrechos lechos.
Mi soledad comienza a crecer
y tú
-impávido y laxo-
Me dejas irme a los
más viles abismos
de lilas conectadas a respiradores artificiales.
Cuando mi soledad me posea,
rota, doblegada
(las antorchas ya no quemarán mis ojos)
Y desterrada,
volveré a abandonar Tebas.

Nota del autor: Poema inspirado en La Expiación, cuento de Silvina Ocampo.