DESPERTAR AL MUNDO

A lo mejor, también, el despertar de la conciencia nueva nos abra la percepción a otras cuestiones.
A preguntarnos, por ejemplo, si en verdad sintonizamos con la insondable complejidad del mundo.